mi columna una joya en el decierto

Opera Captura de pantalla_2018-05-07_182524_www.instagram.com
por: pedro belmares olvera 

Caminaba pensativo y desesperado, sin encontrar la salida a mi amargura.

Mi corazón estaba herido por un amor que me abandonó; me duele su partida pero más su traición ¡hay amor cuánto sufre mi alma!

Fue cuando me tropecé contigo, al verte me enamoró tu belleza y tu luz iluminó mi vida.

Estuve observándote durante varias horas y no encontré errores en ti, solo el gusto de verte observar el sol a cada momento.

Y el cálido aire te movía, y el vaivén de tus pétalos se veía majestuosamente  seductor.

La armonía de tu figura contrastaba con tu medio ambiente y pensé: siempre se encuentra una joya en medio de tantas cosas comunes.

Así me inspiraste tú, girasol tan hermoso y por varias horas me hiciste olvidar los desdenes de mi amor tan tormentoso.

Y reconocí que la belleza Dios nos la dio a todos por igual, se la dio a las flores y a los hombres para hacernos más fáciles las cosas entre nosotros.

Solo que los hombres hacemos más difícil la vida, porque aún amándonos como nos amamos, por cualquier cosa fácilmente nos odiamos pudiendo ser felices; por egoísmo o por capricho no lo somos.

Opera Captura de pantalla_2018-05-28_123538_drive.google.com

Anuncios

mi columna LAS ENSEÑANZAS

No cabe duda que la infancia es la más hermosa época de nuestras vidas y lo que más recordamos con grata alegría. Nuestro desarrollo como personas se lo debemos a cada vivencia que  hemos tenido, y como usted relata recordando a compañeros de escuela y maestros. Deja ver que, aunque pasen los años, los recuerda como si fuera ayer. Desafortunadamente, son pocos los maestros que  dejan sembrado algo bueno en uno, y vamos por la vida con todo lo que nos enseñaron, bueno y malo, porque de niños no tenemos la sabiduría para discernir lo bueno de lo malo, por eso los padres debemos revisar libretas, libros y tareas de nuestros hijos.

El recordar a la maestra o al maestro que te daba la atención cuando se te complicaba aprender algo, ya fuese una división o las tablas, se agradece y se le recuerda.

En mi caso, podría decir que eran pocas las maestras que me ponían atención por ser un niño con discapacidad, y otras maestras que me ponían toda la atención.

Yo estuve en dos escuelas: JUAN ANTONIO DE LA FUENTE y en la PEREYRA de primero a tercero, y después me cambiaron de a cuarto a sexto. De la primera escuela puedo recordar muchas cosas bonitas como los bailables en fin de año escolar; mi maestra de tercero que es la me ponía más atención. Tenía pocos amigos que aún recuerdo.

En la otra escuela viví más rechazo de los niños por ser una escuela de ricos, y solo recuerdo a la maestra de quinto grado, quien era muy amable, a pesar de todo pude graduarme con diploma, y un año después no me aceptaban en ninguna secundaria, pero al final entré al INEA, pero por algún motivo no pude terminarla. En 1991, estudié CAPTURISTA DE DATOS y pude trabajar con un contador, con el señor ISAAC GONZALEZ.

enbsepor epoca vacacionaldejare de publicar en este blog

mi columna LA INCONSCIENCIA NOS HACE FELIZ

POR: PEDRO BELMARES O.

Qué tan conscientes somos de lo que hacemos y de lo que pensamos. A veces, actuamos en automático y creemos que todo lo que nos ocurre tieneque ser así. Nuestro pensamiento no va de la mano con lo que decimos y ese es el problema del ser humano que no ha evolucionado.

Puede ser que la inocencia nos haga felices, al no querer saber nada de nuestro mundo, porque muchas veces vivimos bajo presión por los demás que no nos dicen qué hacer con nuestra vida y cuantos errores tenemos, y digo que son las personas externas porque no son nuestros padres.

Vivimos en una sociedad destructiva y ante eso poco se puede hacer, no hemos podido recuperar los valores que nuestros abuelos nos legaron y es lamentable. Qué pasará con las futuras generaciones que comenzarán a ser inconscientes para ser felices, ignorando todo lo que fue inculcado y será un individuo que no sabrá valorar a las personas a su alrededor, ni lo que logra ni lo que tiene.

Los que escribimos empezamos a percibir de esta sociedad moderna que es inhumana, porque comenzó a derribar sus cimientos, creíamos que eliminando los valores la sociedad se modernizaría, pero no fue así, fue en declive. Pero no es solo la sociedad, es la forma en cómo vemos lo que nos acontece, sea la política, la sociedad, la iglesia, la educación, las empresas, etc.

Las redes sociales fueron partícipes de esta destrucción masiva, donde familiares y extraños dominan al más débil y puede ser visto como normal ante los usuarios. Estas redes sociales se etiquetan como inofensivas, como amigables, pero la realidad es otra; estamos frente a un problema notable, nos quejamos del carácter que tienen nuestros hijos y con qué facilidad nos agreden verbalmente. Aun así, nos quejamos, en donde está nuestro error para poder cambiar nuestra actualidad, cómo queremos que sea la sociedad en el futuro un mundo inconsciente

Captura de pantalla 2018-07-10 18.33.01.png

mi columna una gaviota

por pedro belmares olvera

Vuela una gaviota ciega, que con solo su pico se orienta.

Sin saber que puede caer, pues ella no le teme a la muerte, pues su sueño es llegar al sur.

Vuela vuela sin tristeza alguna, que tu fin aún no está cerca, esta que logres tu misión en la vida.

Vuela vuela sin miedo a caer, pues Dios te dió el don de volar hacia donde quieras llegar sin poder ver, y así enfrentándote a la vida.

Moraleja:

Dios nos da el poder de hacer lo que queremos vencer en la vida, y retar los obstáculos sin poder ver, o escuchar, o caminar.

Somos enviados del Señor para demostrarles a otros nuestras capacidades a pesar de nuestras discapacidades

Una gaviota Vuela una gaviota ciega, que con solo su pico se orienta.Sin saber que puede caer, pues ella no le teme a la muerte, pues su sueño es llegar al sur.Vuela vuela sin tristeza

mi columna vida solar

POR: PEDRO BELMARES O.

 

El sol nace todos los días y vuelve a morir al atardecer. El hombre no aprende del sol; quiere vivir pero no morir. Si pudiéramos comprender, desde pequeños, que la vida solo es pasajera, los que se van terminan su estancia aquí y vuelven a nacer en otro plano.

Nuestra vida puede ser tan brillante como los rayos del sol en verano, pero hay situaciones donde un eclipse nos oscurece la vida, y ya no queremos habitar en la tierra, pero siempre hay que esperar a que nuestro horizonte cambie.

Somos criaturas que experimentan la existencia en la tierra donde el tiempo puede ser un premio ó un castigo; aparentamos ser como el sol neurótico y pacífico, brillante y oscuro, pero con la que moriremos al atardecer y al día siguiente renacer.

Opera Captura de pantalla_2018-06-25_183309_drive.google.com.png

mi columna me verás

QUIEN ESCRIBE

POR: PEDRO BELMARES O.

De noche, sueño que camino libre de ataduras. Cada paso que doy es firme, sin necesitar de nadie, sin sombras, sin nada que me perturbe.

Y al despertar, mi realidad suele ser como un hielo. Tú me ves que aparento ser una persona normal, pero la verdad es que estoy atado más que a una silla de ruedas; a la esclavitud de mis emociones.

Cuentan que soy culpable de lo que es mi vida, yo sé cómo soy que todo me irrita, pues así son mis impulsos.

Me verás que atravieso por un abismo y, aunque logro sostenerme no es fácil, lucharé hasta el final del último atardecer.

El verdugo no se esconde, él espera el momento y cuando caiga buscará destruirme. Verás que mi vida no es tan sencilla, que es de triunfos y fracasos, que nací con la tristeza como si fuera otra piel.

me veras

 

CUANDO SALE EL ARCOÍRIS mi columna

Opera Captura de pantalla_2018-05-07_182524_www.instagram.com
por: pedro belmares olvera

La vida nos mueve como las olas del mar; algunas veces muy fuerte y otras tranquilas. El cielo, está cubierto de nubes frondosas que nos alegran el día, pero muchas veces los días nublados o de lluvia no nos dejan salir, y permanecemos en casa esperando el cambio de clima.

Cuando ya todo está tranquilo sale el esplendor del arcoíris,  el cual, es una luz continua en el cielo de diferentes tonalidades. Cuando los rayos del sol atraviesan la lluvia y nos indica que la lluvia está por cesar.

Las olas del mar son nuestras emociones, que nos pueden llevar de lo turbulento a lo pacífico; la lluvia representa la tristeza, pero al salir el sol todo es claro y positivo como un arcoíris con su luz brillante.

Todo ser humano puede salir de su tormenta emocional si  se lo propone, la vida nos puede cambiar y también lo que está en nuestro alrededor; tengan ánimo y a Dios dentro de sí mismos y pensemos que no estamos solos.

Dios está con nosotros y la luz del Señor nos alumbre el camino y no tropezaremos hasta llegar a él.

csea

EL ESCRITOR Y EL PESCADOR mi columna

Opera Captura de pantalla_2018-05-07_182524_www.instagram.com

POR: PEDRO BELMARES O.

Sin duda, quien escribe necesita plantearse ideas para poder crear todo aquello que deduce en su mente y así poder seguir escribiendo.

El pescador se levanta muy temprano, toma sus redes y cañas, navega hacia aguas tranquilas y empieza su labor.

La suerte para los dos es muy similar, porque todo queda en el destino, más hay que tener suerte.

El día se hace noche y aun así, no aparece ni la percepción de ideas ni los peces, se ha puesto el anzuelo que es el gancho del pescador, asimismo la mente en blanco para el escritor, hilando ideas una tras otra hasta formar un escrito.

Cuando se mueve la boya del anzuelo, indica que el pez ya lo mordió para sacarlo con toda fuerza, para el escritor la idea se transmite en su mente y comienza a escribir.

El señor nos guía con su luz y su amor para poder hacer nuestra labor con dignidad y respeto, somos sus manos para que el pescador pueda pescar y el escritor logre ideas y plasmarlas en el papel.

escritor.png