mi columna una joya en el decierto

Opera Captura de pantalla_2018-05-07_182524_www.instagram.com
por: pedro belmares olvera 

Caminaba pensativo y desesperado, sin encontrar la salida a mi amargura.

Mi corazón estaba herido por un amor que me abandonó; me duele su partida pero más su traición ¡hay amor cuánto sufre mi alma!

Fue cuando me tropecé contigo, al verte me enamoró tu belleza y tu luz iluminó mi vida.

Estuve observándote durante varias horas y no encontré errores en ti, solo el gusto de verte observar el sol a cada momento.

Y el cálido aire te movía, y el vaivén de tus pétalos se veía majestuosamente  seductor.

La armonía de tu figura contrastaba con tu medio ambiente y pensé: siempre se encuentra una joya en medio de tantas cosas comunes.

Así me inspiraste tú, girasol tan hermoso y por varias horas me hiciste olvidar los desdenes de mi amor tan tormentoso.

Y reconocí que la belleza Dios nos la dio a todos por igual, se la dio a las flores y a los hombres para hacernos más fáciles las cosas entre nosotros.

Solo que los hombres hacemos más difícil la vida, porque aún amándonos como nos amamos, por cualquier cosa fácilmente nos odiamos pudiendo ser felices; por egoísmo o por capricho no lo somos.

Opera Captura de pantalla_2018-05-28_123538_drive.google.com

Anuncios

mi columna soy peregrimo de la vida

POR: PEDRO BELMARES O.

Soy un peregrino de la vida, un noble emigrante de los sueños. Un forastero sin hogar, que viaja por sus pensamientos buscando un lugar donde poder acampar; aunque  estoy cansado, sigo mi ruta esperando mi último atardecer.

Caminante de senderos misteriosos, siempre descubriendo un mundo que, incesante, no para de cambiar. Eterno luchador de batallas perdidas, a contracorriente del destino, vagando sin un rumbo fijo.

Solitario en vida, juzgado por una mentira; condenado a vivir entre susurros de melancolía.

Mi brújula no marca destino, sin norte donde señalar desorientada espera una señal. Un cambio de rumbo, que me libere y me deje escapar.

Aunque mil veces caiga…

Nuestro destino es vagar por este mundo, y ser feliz con lo que uno haga de esta vida, hasta la hora, que nos toque partir de este mundo sin llevarnos nada, nada más que lo vivido.

Opera Instantánea_2018-10-15_170545_drive.google.com.png

Mi llegada a mi nueva casa

por pedro belmares olvera

 

Desde que llegue a esta casa me ha gustado todo pero más mi cuarto, de alguna manera mi anterior baño no era apropiado para alguien con discapacidad por lo reducido que estaba, este baño es amplio pero no solo eso el lavabo a la medida de la silla que quede fácil para mí, la regadera es muy aparte en el video se muestra retirado.

Otras de las cosas que es muy útil es el escritorio con 5 cajones y aparte otros 4 cajones tipo archivero, las conexiones de luz son 3 donde yo puedo conectar cualquier cosa, hay dos luces a cada lado y es muy cómodo el escritorio donde tengo mi computadora de escritorio a parte mi laptop todo a mi mano.

mi cuarto from soy de la laguna on Vimeo.

La terraza es la que más luce donde puedo salir con total facilidad, en frente hay una plaza con mucha vegetación, una mesa con 4 silla y una sombrilla, pues así es mi cuarto muy grande y espacioso.

mi cuarto seguna parte from soy de la laguna on Vimeo.

Así es mi cuarto y se lo quería mostrar como es mi nueva casa, aunque siendo sinceros a veces extraño donde vivía antes por la familiaridad con mis vecinos, pero yo creo que me iré acostumbrando conoceré nuevas personas pero solo el tiempo lo dirá.

MI COLUMNA EL NIÑO QUE LE PREGUNTÓ A SU MAMÁ

POR: PEDRO BELMARES O.
Un niño le preguntaba a su madre: ¿México puede cambiar y ser más solidario como lo vemos en la tv? Ella, le respondió -pues ahora vemos mucha ayuda y solidaridad entre los estados, tal vez, nos unimos a causa de los afectados del sismo en la ciudad de México-.

Pero el país no cambia porque vemos que hay demasiada corrupción, tanto en los ciudadanos como en los políticos, se pierde el respeto entre todas las clases sociales, y es algo que quizás nunca va cambiar porque pasa de generación en generación.

El simple hecho de no respetar los lugares para discapacitados, que son tan necesarios para ellos, y nosotros no lo vemos así, nos vale madre quien lo necesite.

México no puede cambiar porque quienes nos gobiernan nos han enseñado que el que no tranza no avanza, vemos que los gobernadores se han robado miles de millones de pesos, y no los meten a la cárcel porque sus partidos los protegen.

Después que la señora le platica todo eso el niño, se queda pensando y le contesta –mamá, me da tristeza lo que pasa en mi país, y me gustaría que cambiara-.

Pero qué podemos hacer ante la conducta de los políticos y para que el gobierno reaccionara ante cualquier desastre natural y se ponga en los zapatos de los ciudadanos. Hemos visto que, entre los ciudadanos, somos capaces de enfrentarnos a cualquier situación, y eso quiere decir que en algún futuro ya no vamos a requerir a ningún partido político ni a las instituciones electorales, solo vamos a elegir entre ciudadanos a una persona que sea capaz de gobernar y pueda tomar la decisión del pueblo.

Dejaremos atrás la corrupción, empezando por el poder ejecutivo y en los estados y los municipios. La delincuencia ya no será un problema porque habrá mejores empleos; dejaremos de manufacturar para Estados Unidos de forma barata como se hace actualmente, y podremos tener un país que no esté en quiebra cada seis años, como suele suceder.

Captura de pantalla 2018-10-08 16.48.51.png

mi columna la corrupción

POR: PEDRO BELMARES O.

La corrupción, en una hipótesis, es que existe una relación negativa entre la corrupción y el ingreso, o que a mayores niveles de ingreso hay menores niveles de corrupción. La corrupción, es un problema multifacético y complejo con distintas causas y efectos, que va desde el caso aislado que involucra a un solo burócrata, hasta convertirse en un fenómeno general que origina una serie de distorsiones en la economía; es el abuso de poder público en beneficio propio.

Es un acto corrupción quien desde una posición de poder está recibiendo algún tipo de beneficio (ya sea monetario o no) que no sea procedente o que simplemente es ilegal, es que la corrupción no sólo ocurre en el sector público sino también en el privado.

Ahora, uno de los grandes males que México tiene es la corrupción, la cual, no nos ha dejado avanzar como los grandes países desarrollados, como son Estados Unidos, Japón, China, entre otros. La corrupción es la que siempre nos detiene, pero, ¿Cómo comenzó? Desde tiempos remotos,  desde la colonización española para ser exactos, los pobladores de las tierras americanas ofrecían oro y riqueza a los españoles, a cambio de protección o de inmunidad. A pesar de que ellos no sabían el tipo de acto que estaban haciendo, la corrupción se daba ahí, y se fueron dando más y más actos ilícitos, hasta mucho después cuando fue acuñado este termino, pero para eso pasó mucho tiempo, pero los actos siguieron a través de la historia dándose, hasta llegar a nuestros días.

Esta tendencia se presenta y existe en todo tipo de organizaciones, en dónde los prestadores de servicios se aprovechan de las facultades que tienen para sacar provecho de tipo económico a todo tipo de personas susceptibles a la vez por circunstancias y situaciones; sin embargo, mucho se ha intentado hacer para combatir este mal que desquebraja la sociedad de una manera voraz.

Para detener este mal, se necesita reglamentar en todas las empresas, públicas y privadas, una estrategia  del conocimiento de qué acciones son susceptibles de provocar corrupción, analizarlas y tenerlas como reglamento interno en las privadas, y es las públicas sería enviar al Congreso de la Unión para su aceptación, y, en caso de aceptarlas, reglamentar sanciones administrativas ó económicas erradicando este mal. No podemos arreglar situaciones aisladas que poco o nada ayuden, se necesita el remedio en grande para una enfermedad tan grande como la que tenemos y que no se cancele o se detenga la ejecución  de la sanción, eso también sería corrupción, el querer ayudar a parientes o amigos a no pagar la pena que le fuera impuesta, pero ya es tiempo de hacerlo. Si no se reglamenta en este tiempo será difícil encontrar otro momento para realizarlo.

Captura de pantalla 2018-09-16 15.47.52Captura de pantalla 2018-10-01 12.39.21

mi columna EL PODER DE LA CRÍTICA

POR: PEDRO BELMARES O.

Somos parte de lo que hemos formado como sociedad, en la que nos encontramos al  escuchary ver lo  que hacen los demás; asimismo, criticar sin conocer en qué condiciones está  el otro individuo.

Sin embargo, criticamos su vida sin tener ningún respeto, algunos  lo atribuyen a que es parte de nuestra naturaleza humana, pero  estamos juzgando a las personas sin razón.

Qué pasa cuando a nosotros nos toca ser criticados por nuestros actos. Es ahí cuando no queremos ser cuestionados por los demás, y tratamos de evadir a los que nos critican, pero no todas las críticas son malas.

Existe la crítica constructiva, en la cual, se propone ayudar a los demás solucionando sus problemas y defectos, y así poder mejorar ya sea en nuestro ámbito laboral o personal. Al final, la crítica constructiva nos enseña a tener criterio ante las situaciones que tenemos en la vida.

Hoy, nos encontramos ante una sociedad abierta y despierta en la que cualquiera puede criticar lo que pasa en nuestro país, y también criticamos la labor de nuestros gobernantes, sea buena o mala, solo cuestionamos.

¿Acaso no pensamos si  con nuestra critica podemos ser objetivos? Es que quizás somos los que opinamos las cosas malas que suceden en México, haciendo ver que nunca vamos a salir del agujero en el que nos encontramos.

La labor del periodismo siempre ha sido informar y no mantenerse al margen de lo que pasa en el país, para  que al final el lector forme su propia opinión. Si en realidad queremos cambiar, debemos ser objetivos y no hacer crítica partidista, eso no ayuda, solo entorpece el quehacer gubernamental. Si queremos que México cambie y sea un país de primer mundo, primero debemos de cambiar nosotros  como sociedad, no poner piedras en el camino de nuestros gobernantes.

Hay que dejarlos trabajar y apoyarlos, debemos exigir transparencia en el gasto de los impuestos, y en el caso de malversación de los recursos, exigir el cese inmediato de esos gobernantes y formularles juicio penal y la inmediata devolución del dinero malgastado.

Para eso no debe haber partidismo, debemos recordar que el dinero malgastado lo entregamos en impuestos, dinero que a nosotros como pueblo necesitado nos hacía falta.

Ya es tiempo de pensar como sociedad, como pueblo, no como partidos que con dádivas nos callan, y los gobernantes nunca reciben su merecido, es tiempo de reconocer que hemos sido corruptos permitiendo todos estás anomalías.

Y sabiendo que, al reconocer esta enfermedad, sepamos que podemos darle solución, y si solucionamos la corrupción como país y sociedad, vamos a ser un país limpio y renovado, que puede llegar a triunfar en todos los ámbitos. Ya es tiempo de merecer, por nosotros y por nuestros hijos.

¡México lo merece, y el pueblo también!

Captura de pantalla 2018-09-24 11.36.21

 

mi columna LA HISTORIA DE CADA SEXENIO

POR: PEDRO BELMARES O.

Desde el principio de la historia de México, ha habido malos presidentes que han sido parte de la corrupción, la cual, nos ha estancado como país. Con la Revolución, creíamos que era el principio de la democracia y hubo  un millón de muertos; su sacrificio quedó en silencio. La igualdad y la libertad no existían, ahora, los partidos políticos han lucrado con el pueblo, y es que para ellos no importa lo que opine el pueblo.

La institución electoral  fue creada para facilitar al pueblo el que pudiera votar, con la creación de la credencial electoral se pensaba que iba a evolucionar la democracia, pero al paso de los años ha dejado de ser una institución que beneficie al pueblo y es un negocio redondo y lucrativo.

Cada año, se gastan millones de pesos de los impuestos que pagamos al gobierno para realizar publicidad de partidos y elecciones fraudulentas. En nuestro país, hemos pasado por varias crisis, las cuales vamos cargando nosotros, pero aún tenemos extrema pobreza.

Los últimos presidentes intentaron estabilizar la economía dejando de endeudarse e invertir en nuestro país, pero cada seis años se tiene que empezar de nuevo y  según las nuevas ideas que traigan nos ayuden o nos perjudiquen a los mexicanos. Hoy, tenemos a uno de los peores presidentes de la historia, Enrique Peña Nieto, que no ha sido un presidente capaz para que el país salga adelante, realizando negocios con empresarios como se ha hecho público en las noticias y que nos dan certeza de que no son honestos.

En México, la corrupción es un lastre grave para el desarrollo y un obstáculo importante para alcanzar una democracia funcional. La corrupción en México ha sido durante mucho tiempo una parte de la cultura política del país y, de cierta forma, todos los partidos políticos están basados en la corrupción, aunque digan que no. Los mexicanos ya están cansados de quienes los gobiernan y que a pesar de quien este en esa silla presidencial no ha sido capaz de cambiar la corrupción y, quizás, se necesiten muchos sexenios para erradicar este mal.

SEXENIO.png

mi columna gracias vecinos del fracc. del bosque

POR: PEDRO BELMARES O.

Después de vivir en varias casas de renta en Gómez Palacio, Durango; muchas veces no conocíamos a los vecinos, porque no nos hablaban o yo no sé. Nomás me acuerdo de unos vecinos de la Morelos y Amado Nervo; jugaba con tres hermanos y frecuentaba su casa y ellos la mía. Después, no los volví a ver, nos mudamos de allí a la avenida Durango, me encantaba esa casa casi en la esquina. Fue en esa casa cuando nevó en 1998, y mi hermana me llevó nieve para que hiciera un muñeco. Mis tres sobrinos crecieron en esa casa.

En 2004, volvimos a buscar una casa en venta y recorrimos todo Gómez Palacio, hasta que por fin encontramos una casa en el fraccionamiento Del Bosque. Yo ya conocía la colonia y siempre me gustó la idea de vivir allí, y gracias a Dios se nos concedió. Hay una capilla cerca de mi casa, donde he tenido la fortuna de conocer a mis vecinos, unos vecinos que siempre quise tener. Vamos a misa de diez, y siempre saludaba a los que estaban después de nosotros. Era un señor, don ANTONIO GÓMEZ, muy amable, que siempre me saludaba, también su señora; después, conocí a sus hijos. También con el señor Villarreal compartí la paz.

Me hice de muchos amigos como la señora CHACHIS; la familia Ibarra y hace poco conocí a don Fabián, y a la señora María Elena. Hemos vivido muy a gusto en esta colonia, con gente muy buena y ojalá hubiéramos llegado mucho antes.

Quiero agradecerles a todos mis amigos, porque son parte de mi familia y decirles que somos afortunados de pertenecer a la colonia Del Bosque.

Este escrito se lo quiero dedicar a todas las personas que conocimos, y que sin duda se quedarán en nuestros corazones.

Captura de pantalla 2018-09-10 11.43.55.png